Fuente el Olmo, tu rincón

Liga 08/09, jornada 11

Anuncios

Este partido se jugó el día del vendaval que azotó toda España, vale que en Madrid no sopló tanto, pero es algo a tener en cuenta… Esta vez la foto es de las cañas post-partido, el mejor momento de la mañana.

Fuente el Olmo Arévalo 90
3 Nacho Alonso
7 Sergio Gómez
8 David Gañán
11 Jorge Yusta
13 Javier Carrasco
20 Raúl Yusta
21 Angel Aceituno

Fuente el Olmo 6 (David -2- , Angel -2- , Sergio y Raúl)
Faltas 1 y 1
Arévalo 90 2 (Marcos Martín y Juan Antonio Ramos)
Faltas 1 y 2

Árbitro: Lucas Ortega Fernández

¿He dado la impresión en la introducción de que había sido un desastre? Pues estáis en los cierto, lo fue. “Pero si fue 6-2“, estaréis pensando si miráis el resultado… bueno, hay resultados y resultados. Si aclaras que jugabas contra los últimos clasificados, y que sólo vinieron cuatro a jugar, entonces el 6-2 comienza a parecer un resultado mediocre.

Realmente fue un pequeño museo de los horrores. Ya sabemos que no se nos da bien contra cuatro porque no movemos con soltura la bola en ataque, pero lo de este partido se lleva la palma… Hay para todos, las alas muy estáticas, la delantera fallando goles y disparando fatal… Yo podría decir que no había jugado mal si no fuera porque los dos goles del Arévalo fueron culpa de un servidor.Realmente sólo se podría salvar a Javi, estuvo casi totalmente sin trabajo, pero paró alguna que se nos escapó.

Si hay que destacar algo, es el pundonor de los jugadores del Arévalo 90, aguantando todo el partido con cuatro sin desfallecer. Hemos visto más de una vez a equipos que con cutro aguantan mal que bien una parte y en la segunda les cae un carro de goles.  Nosotros sólo pudimos ir 2-1 al descanso, por nuestro pésimo juego, pero también porque se cerraron muy bien, y nunca desfallecieron.

Así que voy a pasar a comentar sus dos goles, ya que son más interesantes que los nuestros  🙂

Dado que estaban cerraditos habíamos estado intentado jugar desde el cierre hacia las bandas cerca de la esquina, para allí buscar pase o tiro, todo bastante lento y previsible. También es decir que no apetece liarte a dar pelotazos cuando son cuatro, no queda bien. Pues en una de estas jugadas servidro intentó dar el pase al centro aprovechando que se habíq quedado la defensa adelantada, uno de ellos cortó y salió con el balón en vertical. Contrariamente a la costumbre de correr a defender, por una vez me fallaron las fuerzas (empiezo a sentirme en baja forma) y no le perseguí, aunque David sí que lo hizo bien. Sin embargo el oponente consiguió agunantar y llegando al área por la parte izquierda venirse un  poco al punto de penalty para batir a Javi en su salida ajustando el balón al palo.

El segundo se lleva la palma… Javi había salido de jugador para disfrutar un rato de la pachanga, y me puse de portero. No tuve que para ni un tiro. En el último minuto, uno de ellos cogió el balón y pegó un pelotazo para arriba. Yo estaba dentro de mi área, normal, no se puede decir que adelantado. El ablón tenía pinta de ir alto por mucho. Pero una de las fuertes ráfagas de viento de esa mañana lo paró en seco, cayendo de forma muy vertical, y sorprendiéndome de forma casi inexplicable. Reconozco que ese gol es culpa del portero, pero la trayectoria que siguió no es en absoluto normal, ni que fuera una bomba desde un avión  🙂

Bueno, eso es suficiente por hoy, a ver si la jornada de descanso nos vale para coger fuerzas…

Anuncios